En el Oriente de Argentina se reunieron las Dignidades de nuestras logias regularmente constituidas, quienes se acreditan y reconocen recíprocamente en el Rito Escocés Antiguo y Aceptado, y de acuerdo a los Antiguos Linderos, las Constituciones de Anderson de 1.723 y Los Antiguos Usos y Costumbres de nuestra Fraternidad; para acordar, convenir y proclamar ante todo el pueblo masónico extendido por la faz de la tierra que esta publicación viera; el cambio de denominación del Gran Oriente del Norte Argentino por el de GRAN ORIENTE DE LA NACIÓN ARGENTINA.

Resolución tomada debido a la expansión territorial derivada de los trabajos realizados en nuestros talleres y a la inclusión de logias y triángulos de otras provincias de nuestro país, fuera de la jurisdicción del Norte Argentino; todas con la necesidad imperiosa de continuar propagando la pureza de los valores y el prestigio de nuestra Orden.

Nos hemos reunido bajo la bóveda celeste con el objeto de seguir trabajando y fortaleciendo este “Gran Oriente” Progresista, Autónomo, Soberano, Inclusivo y Nacional en la República Argentina, a mediodía en punto del sábado 18 del mes de abril de 2.020 (e.’.v.’.).

Logia Fundadora. Levantó Col.’. el 06 de diciembre de 2.014. Vall.’. Salta
Logia Fundadora. Levantó Col.’. el 06 de diciembre de 2.014. Vall.’. de Guemes, Salta.

Logia Fundadora. Aug.’.y Resp.’.Log.’. José de San Martín N°3 – Levantó Col.’. el 6 de diciembre de 2.014. Vall.’. de Jujuy.
Tr.’. Hijos del Trabajo N°2. (Mixto). Levantó Col.’. el 24 de Septiembre de 2.016. Vall.’. de Guemes.
Aug.´. y Resp.´. Log.´. Acacia N°6. Levantó columnas el 18 de Agosto de 2.020 (e.v.) en el Vall.´. de Güemes, provincia de Salta.

DECLARACIÓN DE PRINCIPIOS

El GRAN ORIENTE DE LA NACIÓN ARGENTINA (G.∙.O.∙.N.∙.Ar.∙.) considera que la Masonería no es una religión, ni una secta, ya que carece de dogmas o cuerpo doctrinal que apele a la Fe como vía de acceso a la Verdad. Como Obediencia Regular y Soberana, respeta todas las creencias así como la ausencia de ellas, exige que sus afiliados acepten el compromiso planteado desde la antigüedad en la máxima “Nosce te Ipsum” (Conócete a ti mismo) a fin de desarrollar todo su potencial de acuerdo a su voluntad, y con ese bagaje, desarrollado en las Logias (verdaderos “laboratorios de ideas”) y en el trabajo interior, volcar sus saberes en beneficio de la Humanidad entera.

Defiende y tiene como máxima principal los principios de: LIBERTAD – IGUALDAD – FRATERNIDAD, pero la forma de interpretarlos no le es dada al Masón a priori, sino que éste debe buscar y experimentar en la praxis, tanto en la Obediencia como en la Sociedad, donde se espera que sea un agente de transformación y aporte. Es por eso que el Francmasón debe ejercer constantemente la herramienta instrospectiva en relación a nuestro Tríptico Tradicional. Todo Masón afiliado al G.∙.O.∙.N.∙.Ar.∙. debe tener un profundo compromiso social, intelectual y espiritual con el ámbito donde se desarrolle su
actividad profana.

Exige que todo candidato a ser iniciado Masón dentro de sus filas, sea un hombre o mujer “Libre y de buenas costumbres”; tratando de no adjudicar a dicha expresión las condicionantes culturales del sistema ideológico y moral imperante, entendiendo que la libertad y las buenas costumbres son categorías que han ido cambiando significativamente a través de los siglos, por lo cual no ejercemos un concepto vetusto y anacrónico. El Masón tiene el derecho de desarrollar sus propias condiciones e ideas, y ser coherente en su accionar con ellas, de modo que asista al progreso y evolución de la Sociedad, aportando siempre lo mejor de sí para ese propósito.

Es del fuero íntimo del Masón la aceptación personal de dogmas, ideologías o creencias, pero su compromiso con la Orden es la de ser honrado y responsable de sus actos. En los asuntos pertinentes a la Masonería demanda el uso de la Razón y la Ciencia.

En el seno de las Logias federadas al G.∙.O.∙.N.∙.Ar.∙. no se juzgan las opiniones libres de sus afiliados, sino sus actitudes y acciones, considerando siempre el bien común y el respeto al Soberano (el Pueblo Masónico afiliado a la Obediencia).
El Masón está llamado a reunir lo disperso, buscando siempre los elementos que unen a los seres humanos, tratando de no centrarse en los que separan; esto no quita que pueda expresar sus discrepancias con fines de intercambio filosófico y constructivo dentro y fuera de la Masonería.

El G.∙.O.∙.N.∙.Ar.∙. busca el Progreso de la Humanidad, denominándolo en términos masónicos como “búsqueda de la Luz”, en los aspectos morales, filosóficos, espirituales y sociales. Es por eso que nuestra Obediencia tiene un profundo compromiso con la disolución de todo tipo de opresión y/o discriminación: económica, ambiental, espiritual, ideológica, etc.

No rinde culto a dios, ni a ninguna divinidad en particular. Cada Masón afiliado puede, de acuerdo a su reflexión y elección rendir culto a la religión que desee, así como definirse agnóstico o ateo. Todos nuestros Trabajos son abiertos “A La Gloria Del Gran Arquitecto Del Universo”, que para nuestra Obediencia es el objeto ideal de progreso máximo tal como cada Masón lo interprete.

Proclama la indefectible fidelidad y lealtad de sus miembros a sus Patrias respectivas y obediencia a las leyes de los países que les dan asilo.

Ni el Gran Oriente de la Nación Argentina, ni ninguno de sus miembros, se inmiscuyen en controversia alguna sobre temas políticos o religiosos; aunque están autorizadas las exposiciones de temas de esa índole seguidas de intercambios de puntos de vista.

Reconoce como Masón a todo hombre o mujer que haya sido iniciado de acuerdo a los antiguos usos y costumbres de nuestra Orden, sin importar la Obediencia o el Rito donde ello se haya llevado a cabo.

Funciona en su fuero interior de forma democrática con división de poderes, y su máxima autoridad es la libre manifestación del pueblo masónico y sus representantes electos.

Practica de forma oficial el Rito Escocés Antiguo y Aceptado, pero acepta en su seno que se constituyan o afilien Talleres de otros Ritos Masónicos Regulares. Es por eso que promueve la comunicación e intercambio fraterno con todas las Obediencias Masónicas tradicionalmente constituidas.

El Gran Oriente de la Nación Argentina se presenta como la opción progresista seria y responsable que, agrupa Logias Masculinas, Femeninas y Mixtas bajo sus Auspicios, con una ingeniería institucional dinámica y digna de la Masonería del Siglo XXI.