QH Manuel Belgrano – 200 años del pase al Oriente Eterno

“Trabajé siempre para mi patria poniendo voluntad, no incertidumbre; método, no desorden; disciplina, no caos; constancia, no improvisación; firmeza, no blandura; magnanimidad, no condescendencia”.

Manuel José Joaquín del Corazón de Jesús Belgrano.

Hoy conmemoramos los 200 años de la partida hacia el Oriente Eterno del General Don Manuel Belgrano, a quien recordamos como el creador de la bandera nacional, quien, un 13 de febrero de 1.813, en las márgenes del Río Pasaje, en la provincia de Salta, juró e hizo jurar a los soldados a su mando Lealtad a la Asamblea del Año XIII, en presencia de esa bandera, esa enseña nacional que nacida de su alma nos legó para identificarnos ante el mundo entero.


Debemos destacar y recordar que el legado de Manuel Belgrano va mucho mas allá de la bandera, alcanzando su vocación de deber el compromiso con la creación y la defensa de nuestra gloriosa y augusta nación argentina.

Reconstrucción del rostro del QH Manuel Belgrano


En este Año Belgraniano, reivindiquemos su gesta y sus victorias, su hombría de bien, despojado de todo interés mundano que fuera ver el sueño de una América Unida y libre, valoremos su humildad y su desprendimiento hacia las cosas materiales, en este sentido la donación de su recompensa por sus servicios quedó plasmada en la construcción de cuatro escuelas. Lo que demuestra su compromiso con la educación de las futuras generaciones, ya que veía en ellas los hacedores del provenir de una gran nación.


Hombre de capacidades múltiples, abogado, militar, político, hombre capaz de llevar a la practica los mas grandes ideales de libertad, de igualdad y de fraternidad que regían las guerras independentistas de nuestra América toda.


Hoy, debemos llenarnos del espíritu Belgraniano, para que cada uno, desde el lugar en que está, tomemos el compromiso de asumir el rol de engrandecer este suelo que habitamos para que nuestros hijos e hijas disfruten de un futuro mejor.