La Masonería y el 25 de Mayo de 1.810

A finales del siglo XVIII y principio del siglo XIX se instalaron en el Virreinato del Río de la Plata la Logia Independencia, en el año 1.795, iniciándose en ella Manuel Belgrano y Juan José Castelli, esta logia contaba con Carta Constitutiva de la Gran Logia General Escocesa de Francia. En el año de 1.804 levanta columnas la Logia de San Juan de Jerusalén para esta parte de América, obra del masón portugués Juan da Silva Cordeiro, con Carta Constitutiva de la Gran Logia de Maryland. Ambas logias tenían como objetivo sacar al Virreinato del Río de la Plata de toda dominación extranjera, para lograr así la tan ansiada independencia del dominio español.

Ambas logias tuvieron activa participación durante todo el proceso independentista de América, Julián Alvarez, Matias Zapiola, Carlos María de Alvear y toda la Primera Junta (salvo Miguel de Azcuenaga) fueron todos masónes, a los cuales podemos agregar a Juan José Castelli, Juan José Paso, Manuel Belgrano, Mariano Moreno, Domingo Matheu, Juan Larrea, Manuel Alberti, Hipólito Vieytes, Manuel Borrego, Antonio Luis Berutti, Nicolás Rodríguez Peña y Mariano Cosme Argerich.

También en el mes de enero del año 1.809 vuelven a América, embarcados en la fragata Castillo y provenientes de Cádiz, dos grandes patriotas, José de Moldes y Francisco de Gurruchaga, pertenecientes a la Logia Caballeros Racionales, junto a ellos estaba Juan Martín de Pueyrredón, quien fue detenido en Montevideo por Francisco Javier de Elio, quien lo remite a Buenos Aires para ser enviado de regreso a España; y aquí puede verse el trabajo de la masonería toda, ya que lograron que Pueyrredón quede en libertad al realizar, el barco que lo llevaba de regreso, una escala técnica en Río de Janeiro.

Al respecto debemos recordar que desde el año 1.808 la familia real portuguesa y su corte se encontraban instaladas en Brasil debido a la ocupación napoleónica en Portugal.

El motivo de la presencia de José de Moldes y de Francisco de Gurruchaga en el Virreinato del Río de La Plata era intensificar la chispa revolucionaria y coordinar acciones con las logias ya operativas en nuestro territorio. Moldes se conecta con la Jabonería de Vieytes y Gurruchaga viene a Salta, desde donde viaja al Alto Perú para colaborar con los Conjurados de Cochabamba, entre los que se encontraba Bernardo de Monteagudo.

Estas acciones culminaron el día 25 de mayo de 1.809 en la llamada Revolución de Chuquisaca, donde la Real Audiencia de Charcas, con apoyo de los universitarios y sectores independentistas lograron destituir al gobernador y formaron una junta de gobierno, este hecho constituye un antecedente primordial del 25 de mayo de 1.810 y suele ser llamado el Primer grito libertario de América.

La declaración de independencia conforma un hecho histórico de suma importancia en nuestro país y nuestra orden tuvo un papel central en ella, sus ideales de Libertad, Igualdad y Fraternidad marcaron el camino de reformas políticas, sociales y económicas en toda nuestra América.

En nuestros talleres, y desde tiempos ancestrales, se practica la división de poderes, la igualdad jurídica, la autodeterminación, el amor a la soberanía popular, la libertad de conciencia, de expresión y de pensamiento y sobre todo el uso de las herramientas que nos son dadas en nuestra augusta orden.

Entonces como ahora, debemos tomar el legado de lucha, de honor, de libertad, de progreso que nuestros Queridos Hermanos en aquellas épocas ya enarbolaban. Debemos tener en claro que la lucha aún continúa, y para hacerle frente debemos estar juntos, todos los masones, en constante unión.

Desde el Gran Oriente de la Nación Argentina enviamos un triple abrazo fraterno a todos los hermanos del mundo.